Mes: julio 2011

Reflexiones sobre presentaciones de un economista curioso

Posted on Actualizado enn

 
Antes del período de vacaciones, me gustaría compartir con vosotr@s en este blog una entrada algo diferente, ya que aunque está relacionada con la economía, no es exactamente de economía.
 
Vaya por delante que aunque me gusta mucho exponer y participar en cursos y seminarios dónde se pueda compartir conocimiento e ideas con otros profesionales, no soy ni mucho menos un experto en presentaciones, sino más bien un economista curioso al que le gusta aprender de los demás, aportar lo que buenamente pueda ser de utilidad para los demás y sobre todo compartir conocimientos e ideas de ida y vuelta.
 
Así que valga la advertencia como cuestión previa de que lo que viene a continuación no son consejos, no son trucos, no son recomendaciones, sólo son algunas reflexiones escritas sobre lo que he experimentado, sentido y vivido en el proceso de creación de la presentación realizada en el Financial Congress el mes pasado.
 
Puede que te sirva o puede que no, en cualquier caso el único propósito de este economista curioso es compartirlo.

– ¿EXPERTOS? 

Puede que te hayan presentado alguna vez como expert@ en tal o cual cosa. En realidad, nadie sabe todo de algo. Es mejor aprender enseñando, presentando, es decir más que experto creo que es “mejor ser siempre aprendiz” (*).

(*) En mi intervención en Financial Congress me llamó la atención que este comentario mío se destacase por algunos de los asistentes y se difundiera vía twitter.  Quizá sea porque las personas están un poco cansadas de los expertos, los gurús y todo lo relacionado con la expertología y el mal llamado saber universal.

 
– TU TIEMPO ES ORO. EL DE TU AUDIENCIA TAMBIÉN.
 
Si por lo general no malgastas tu tempo, no lo hagas con el de tu audiencia.
 
– ERES UNO MÁS. NI MEJOR NI PEOR QUE OTROS.
 
No te sitúes ni por encima ni por debajo de tu audiencia.
Es probable que entre la audiencia, como entre la gente en general, haya un poco de todo, es decir puede que haya personas que sabrán más que tu de lo que vas a hablar y otras que sabrán menos.
 
Si te sitúas en el nivel adecuado, probablemente los que saben más que tu te escucharán con atención y los que sepan menos, también.
 
– TE PRESTARAN ATENCIÓN NO MAS DE 20 MINUTOS. ES ASÍ.
 
Los períodos continuados de atención de las personas, incluso de las adultas, no van más allá de los 20-30 minutos.
 
Tenlo en cuenta si no quieres que al cabo de este tiempo lo que estés contando no llegue a nadie al otro lado.
 
– BUSCA LO ESENCIAL. LO DEMÁS SOBRA
 
No sobrecargues de diapositivas tus presentaciones, mejor poco bueno que mucho malo.
 
Mejor entregar (para que se lo lean si quieren y pueden en otro momento) un documento escrito de ¡¡¡100 páginas!!! si es necesario, que aburrir a tu audiencia con densas, aburridas y excesivas diapositivas.
 
Recuerda siempre que lo que no es esencial, sobra.
 
Esfuérzate en buscar lo esencial de lo que quieras contar y simplifica, lo demás suprímelo tranquilamente.
 
– LO PEOR QUE PUEDE PASAR DESPUÉS DE TU PRESENTACIÓN ES… NADA.
 
El mundo generalmente no se va a acabar cuando acabe tu presentación, ni probablemente te despedirán de tu trabajo, ni dejarás de tener amigos, así que por muy importante que sea la presentación que vayas a hacer, no olvides que al día siguiente volverá a salir el sol.
 
– SE ACERCA LA HORA, ¿ESTAS NERVIOSO? ES NORMAL. INTENTA USAR LOS NERVIOS A TU FAVOR.
 
Hablar en público no es fácil, así que los nervios previos son normales, pero aunque dicen que el miedo protege, esa sensación puede servirte para ajustar la necesaria tensión física y mental para exponer de forma adecuada y concentrado lo que debas contar.
 
– COGE FUERZAS ANTES DE EMPEZAR. PIENSA EN POSITIVO.
 
Piensa en algo que te guste justo antes de empezar la presentación.
 
Eso te ayudará a tener una actitud interior positiva que te sirva en el comienzo de la presentación. 
 
– EL ÚNICO SECRETO DE UNA PRESENTACIÓN EN REALIDAD ES EL TRABAJO.
 
No hay secretos, la información y el conocimiento están ahí fuera disponibles y al alcance de todos.
 
Así que si quieres que tu presentación salga como deseas dedícale tiempo y practica, practica y practica. No hay otro secreto.
 
– LAS IDEAS SE ENTIENDEN MEJOR SI USAS UNA IMAGEN ADECUADA O UN BUEN GRÁFICO
 
Las personas captamos mejor las ideas y los conceptos cuando se nos presentan por medio de gráficos, imágenes o mapas mentales. Por ello si puedes usar una imagen o gráfico en lugar de texto o si presentas las ideas de tu presentación a través de mapas mentales, facilitarás la comprensión de lo que quieres decir por parte de tu audiencia. 
 
El uso de mapas mentales es muy adecuado para la comprensión de lo que quieres exponer.
 
– SI TRATAS DE NO MOSTRARTE TAL CUAL ERES, SE DARÁN CUENTA ANTES O DESPUÉS
 
Cuando empieza la presentación, lo quieras o no, te desnudas ante tu audiencia, así que mejor desde el principio muéstrate tal  como eres. 
 
Si tratas de mostrarte de otra forma, antes o después tu audiencia se dará cuenta y eso no te va a ayudar a conectar con ellos.
 
– NO TEMAS DECIR “NO LO SE” SI EN REALIDAD NO LO SABES.
 
Si hay turnos de preguntas, pueden aparecer las preguntas “rancheras” (@eventosfera dixit), es decir aquellas preguntas agresivas, muy delicadas o “espinosas”. 
 
No temas decir con tu mejor sonrisa si es necesario “no lo sé” o “no tengo respuesta”.
 
Es mejor y probablemente tu audiencia valora más ser sincero que saberlo todo.
 
– PARA EMPEZAR, ALÉJATE DE LAS MAQUINAS Y EL SOFTWARE.
 
Empieza a preparar tu ponencia lejos del 2.0, es decir del ordenador y del software. 
 
Al principio, solo apunta con lápiz en papel las ideas, conceptos, dibuja, apunta frases y todo lo que te venga a la cabeza.
 
Probablemente mucho de todo ello al final no formará parte de la presentación, pero seguro que te ayudará a ir encontrando el camino de lo que quieres contar.
 
– SI NO HAY TIEMPO DE PREPARACIÓN SUFICIENTE, MEJOR DI “NO”.

Si no te avisan con tiempo suficiente para que puedas pensar sobre tu presentación, hacer llover las ideas para luego eliminar casi todas y quedarte con las esenciales, si no tienes tiempo suficiente para documentarte sobre lo que vas a presentar (tanto si es un tema que conoces más como si lo conoces menos) y aunque te paguen por ello, es mejor que seas honesto y digas no. 
 
No perderás el tiempo y no lo harás perder a tu audiencia con una ponencia poco preparada y poco documentada. 
 
 
– FINALMENTE, PREPÁRATE A SER MUY GENEROSO PORQUE PUEDE SER QUE 100=20=10

Finalmente, necesitas comprometerte a ser muy generoso. 
 
Ten claro desde el principio si estás dispuesto a poner en marcha el proceso de creación de una presentación en la que probablemente emplearás más o menos 100 horas de preparación para una presentación de 20 minutos en la que usarás 10 diapositivas.
 
Es decir que probablemente 100=20=10. 
 
Finalmente, he de decir que he últimamente he aprendido mucho sobre presentaciones principalmente gracias a  Gonzalo Álvarez ( @ArtePresentar ).
 
 
A todos ellos los sigo en la lista de Twitter que he creado sobre PRESENTACIONES.
 
Si has llegado hasta aquí, te dejo el VIDEO con mi presentación en el Financial Congress, de la que han surgido estas reflexiones.
 

El Impuesto de Sociedades explicado en vídeos

Posted on Actualizado enn

En relación al modelo 200 correspondiente al Impuesto de Sociedades del 2010 cuyo plazo de presentación para aquellas empresas cuyo ejercicio económico coincide con el año natural, finaliza el día 25 de julio (Calendario del contribuyente 2010), la Agencia Tributaria ha elaborado algunos vídeos de ayuda para su cumplimentación y presentación.

Os dejo aquí los enlaces a los vídeos de ayuda:

Presentación electrónica del modelo 200

Importación de datos contables desde fichero al modelo 200

Fuente: Canal Youtube de la Agencia Tributaria

Llega la hora del Impuesto de Sociedades

Posted on

 Hoy se inicia el plazo de presentación del Impuesto de Sociedades para todos aquellos sujetos pasivos cuyo período período impositivo coincida con el año natural.

La presentación de la declaración deberá efectuarse dentro de los 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores a la conclusión del período impositivo. 

Por consiguiente, como regla general, cuando se trate de sujetos pasivos cuyo ejercicio económico coincida con el año natural, el plazo de presentación de declaraciones queda fijado en los veinticinco primeros días naturales del mes de julio.

Las principales novedades del Impuesto de Sociedades del 2010 que vienen recogidas en la web de la Aeat son las siguientes:

– Tipo de gravamen reducido por creación o mantenimiento de empleo.

Con efectos para los períodos impositivos iniciados a partir de 1 de enero de 2009, la Ley 26/2009, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado añade la disposición adicional duodécima en el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, que regula el “Tipo de gravamen reducido por mantenimiento o creación de empleo”. Se introduce una reducción en el tipo de gravamen aplicable a las pequeñas y medianas empresas cuyo importe neto de la cifra de negocios habida en los períodos impositivos iniciados dentro de los años 2009, 2010 y 2011 (*) sea inferior a 5 millones de euros y la plantilla media en los mismos sea inferior a 25 empleados, que creen o mantengan empleo.

Las entidades que cumplan los requisitos anteriores tributarán con arreglo a la siguiente escala:

  1. Por la parte de base imponible comprendida entre 0 y 120.202,41 euros, al tipo del 20 por ciento.
  2. Por la parte de base imponible restante, al tipo del 25 por ciento.

Para aplicar esta nueva escala, es necesario que durante los doce meses siguientes al inicio de cada uno de esos períodos impositivos, la plantilla media de la entidad no sea inferior a la unidad y además, que tampoco sea inferior a la plantilla media de los doce meses anteriores al inicio del primer período impositivo que comience a partir de 1 de enero de 2009.

(*) En virtud de la modificación introducida en esta disposición por el Real Decreto-ley 13/2010, de 3 de diciembre, en los períodos impositivos iniciados dentro del año 2011, el tipo del 20% se aplicará sobre la parte de base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros.

– Libertad de amortización de elementos nuevos del inmovilizado material y de inversiones inmobiliarias.

La Ley 4/2008, de 23 de diciembre, añade la disposición adicional undécima en el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, regulando la libertad de amortización de elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias puestos a disposición del sujeto pasivo en los períodos impositivos iniciados dentro de los años 2009 y 2010, siempre que, durante los 24 meses siguientes a la fecha de inicio del período impositivo en que los elementos adquiridos entren en funcionamiento, la plantilla media total de la entidad se mantenga respecto de la plantilla media de los 12 meses anteriores.

Esta disposición ha sido modificada por el Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, en cuya virtud se extiende a 2011 y 2012 la libertad de amortización, supeditada al mantenimiento de empleo, en los términos en los que estaba prevista en la Ley 4/2008, de 23 de diciembre, para los ejercicios de 2009 y 2010.

Con posterioridad, esta disposición ha sido modificada por el Real Decreto-ley 13/2010, de 3 de diciembre, en cuya virtud desparecen los requisitos de mantenimiento de empleo para los períodos impositivos iniciados dentro de los años 2011 y 2012. Adicionalmente, se extiende la libertad de amortización a los períodos impositivos iniciados dentro de los años 2013, 2014 y 2015, igualmente sin necesidad de cumplir los requisitos de mantenimiento de empleo.

– Simplificación de las obligaciones de documentación de las operaciones vinculadas.

El Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, de medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo, modifica el artículo 16 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, que regula las operaciones vinculadas. Mediante esta modificación, se simplifican las obligaciones de documentación en determinadas operaciones vinculadas para las pequeñas y medianas empresas.

En particular, se excluye de las obligaciones de documentación de las operaciones vinculadas a las empresas cuyo importe neto de la cifra de negocios habida en el período impositivo sea inferior a 8 millones de euros (10 millones de euros para períodos impositivos iniciados a partir de 1 de enero de 2011) cuando el importe total de las operaciones vinculadas realizadas por ellas en el ejercicio no supere 100.000 euros de valor de mercado.

Además, para aquellas que sobrepasen dicho límite y tengan que cumplir las obligaciones de documentación, se establecen límites máximos para las sanciones que se les puedan imponer cuando el incumplimiento formal no acarree perjuicio económico para el Tesoro. La sanción nunca podrá superar el 10 por ciento del valor de mercado de la operación ni el 1 por ciento de la cifra de negocios de la entidad.

La exoneración de la obligación de documentación no se aplica, en ningún caso, a las operaciones con paraísos fiscales sea cual sea su importe. Excepto que residan en un Estado miembro de la Unión Europea y el sujeto pasivo acredite  que las operaciones responden a motivos económicos válidos y que esas personas o entidades realizan actividades económicas.

Por su parte, el Real Decreto 897/2010, de 9 de julio, por el que se modifica el RIS, en materia de las obligaciones de documentación de las operaciones vinculadas, modifica los artículos 18 y 20 del RIS. A través de esta modificación se establece un umbral mínimo cuantitativo, independiente del establecido por el Real Decreto-ley 6/2010, por debajo del cual no sea necesario elaborar, salvo determinadas operaciones específicas, las obligaciones de documentación exigidas por el RIS. De esta manera se establece una segunda simplificación que alcanza a todos los sujetos pasivos del Impuesto, incluidas las empresas cuya cifra de negocios del período impositivo no supere los 8 millones de euros (10 millones de euros para períodos impositivos iniciados a partir de 1 de enero de 2011)

Así, quedan excluidas de las obligaciones de documentación las operaciones vinculadas realizadas en el período impositivo con la misma persona o entidad vinculada, cualquiera que sea el tamaño de la empresa y el carácter interno o internacional de las operaciones, cuando la contraprestación del conjunto de esas operaciones no supere el importe de 250.000 euros de valor de mercado, excluidas determinadas operaciones específicas.
 
Además la AEAT ha habilitado un apartado informativo en el  que incluye otras novedades, preguntas frecuentes, vídeos explicativos, etc.
 
 
 
Fuente: Web de la AEAT.