Reflexiones sobre presentaciones de un economista curioso

Posted on Actualizado enn

 
Antes del período de vacaciones, me gustaría compartir con vosotr@s en este blog una entrada algo diferente, ya que aunque está relacionada con la economía, no es exactamente de economía.
 
Vaya por delante que aunque me gusta mucho exponer y participar en cursos y seminarios dónde se pueda compartir conocimiento e ideas con otros profesionales, no soy ni mucho menos un experto en presentaciones, sino más bien un economista curioso al que le gusta aprender de los demás, aportar lo que buenamente pueda ser de utilidad para los demás y sobre todo compartir conocimientos e ideas de ida y vuelta.
 
Así que valga la advertencia como cuestión previa de que lo que viene a continuación no son consejos, no son trucos, no son recomendaciones, sólo son algunas reflexiones escritas sobre lo que he experimentado, sentido y vivido en el proceso de creación de la presentación realizada en el Financial Congress el mes pasado.
 
Puede que te sirva o puede que no, en cualquier caso el único propósito de este economista curioso es compartirlo.

– ¿EXPERTOS? 

Puede que te hayan presentado alguna vez como expert@ en tal o cual cosa. En realidad, nadie sabe todo de algo. Es mejor aprender enseñando, presentando, es decir más que experto creo que es “mejor ser siempre aprendiz” (*).

(*) En mi intervención en Financial Congress me llamó la atención que este comentario mío se destacase por algunos de los asistentes y se difundiera vía twitter.  Quizá sea porque las personas están un poco cansadas de los expertos, los gurús y todo lo relacionado con la expertología y el mal llamado saber universal.

 
– TU TIEMPO ES ORO. EL DE TU AUDIENCIA TAMBIÉN.
 
Si por lo general no malgastas tu tempo, no lo hagas con el de tu audiencia.
 
– ERES UNO MÁS. NI MEJOR NI PEOR QUE OTROS.
 
No te sitúes ni por encima ni por debajo de tu audiencia.
Es probable que entre la audiencia, como entre la gente en general, haya un poco de todo, es decir puede que haya personas que sabrán más que tu de lo que vas a hablar y otras que sabrán menos.
 
Si te sitúas en el nivel adecuado, probablemente los que saben más que tu te escucharán con atención y los que sepan menos, también.
 
– TE PRESTARAN ATENCIÓN NO MAS DE 20 MINUTOS. ES ASÍ.
 
Los períodos continuados de atención de las personas, incluso de las adultas, no van más allá de los 20-30 minutos.
 
Tenlo en cuenta si no quieres que al cabo de este tiempo lo que estés contando no llegue a nadie al otro lado.
 
– BUSCA LO ESENCIAL. LO DEMÁS SOBRA
 
No sobrecargues de diapositivas tus presentaciones, mejor poco bueno que mucho malo.
 
Mejor entregar (para que se lo lean si quieren y pueden en otro momento) un documento escrito de ¡¡¡100 páginas!!! si es necesario, que aburrir a tu audiencia con densas, aburridas y excesivas diapositivas.
 
Recuerda siempre que lo que no es esencial, sobra.
 
Esfuérzate en buscar lo esencial de lo que quieras contar y simplifica, lo demás suprímelo tranquilamente.
 
– LO PEOR QUE PUEDE PASAR DESPUÉS DE TU PRESENTACIÓN ES… NADA.
 
El mundo generalmente no se va a acabar cuando acabe tu presentación, ni probablemente te despedirán de tu trabajo, ni dejarás de tener amigos, así que por muy importante que sea la presentación que vayas a hacer, no olvides que al día siguiente volverá a salir el sol.
 
– SE ACERCA LA HORA, ¿ESTAS NERVIOSO? ES NORMAL. INTENTA USAR LOS NERVIOS A TU FAVOR.
 
Hablar en público no es fácil, así que los nervios previos son normales, pero aunque dicen que el miedo protege, esa sensación puede servirte para ajustar la necesaria tensión física y mental para exponer de forma adecuada y concentrado lo que debas contar.
 
– COGE FUERZAS ANTES DE EMPEZAR. PIENSA EN POSITIVO.
 
Piensa en algo que te guste justo antes de empezar la presentación.
 
Eso te ayudará a tener una actitud interior positiva que te sirva en el comienzo de la presentación. 
 
– EL ÚNICO SECRETO DE UNA PRESENTACIÓN EN REALIDAD ES EL TRABAJO.
 
No hay secretos, la información y el conocimiento están ahí fuera disponibles y al alcance de todos.
 
Así que si quieres que tu presentación salga como deseas dedícale tiempo y practica, practica y practica. No hay otro secreto.
 
– LAS IDEAS SE ENTIENDEN MEJOR SI USAS UNA IMAGEN ADECUADA O UN BUEN GRÁFICO
 
Las personas captamos mejor las ideas y los conceptos cuando se nos presentan por medio de gráficos, imágenes o mapas mentales. Por ello si puedes usar una imagen o gráfico en lugar de texto o si presentas las ideas de tu presentación a través de mapas mentales, facilitarás la comprensión de lo que quieres decir por parte de tu audiencia. 
 
El uso de mapas mentales es muy adecuado para la comprensión de lo que quieres exponer.
 
– SI TRATAS DE NO MOSTRARTE TAL CUAL ERES, SE DARÁN CUENTA ANTES O DESPUÉS
 
Cuando empieza la presentación, lo quieras o no, te desnudas ante tu audiencia, así que mejor desde el principio muéstrate tal  como eres. 
 
Si tratas de mostrarte de otra forma, antes o después tu audiencia se dará cuenta y eso no te va a ayudar a conectar con ellos.
 
– NO TEMAS DECIR “NO LO SE” SI EN REALIDAD NO LO SABES.
 
Si hay turnos de preguntas, pueden aparecer las preguntas “rancheras” (@eventosfera dixit), es decir aquellas preguntas agresivas, muy delicadas o “espinosas”. 
 
No temas decir con tu mejor sonrisa si es necesario “no lo sé” o “no tengo respuesta”.
 
Es mejor y probablemente tu audiencia valora más ser sincero que saberlo todo.
 
– PARA EMPEZAR, ALÉJATE DE LAS MAQUINAS Y EL SOFTWARE.
 
Empieza a preparar tu ponencia lejos del 2.0, es decir del ordenador y del software. 
 
Al principio, solo apunta con lápiz en papel las ideas, conceptos, dibuja, apunta frases y todo lo que te venga a la cabeza.
 
Probablemente mucho de todo ello al final no formará parte de la presentación, pero seguro que te ayudará a ir encontrando el camino de lo que quieres contar.
 
– SI NO HAY TIEMPO DE PREPARACIÓN SUFICIENTE, MEJOR DI “NO”.

Si no te avisan con tiempo suficiente para que puedas pensar sobre tu presentación, hacer llover las ideas para luego eliminar casi todas y quedarte con las esenciales, si no tienes tiempo suficiente para documentarte sobre lo que vas a presentar (tanto si es un tema que conoces más como si lo conoces menos) y aunque te paguen por ello, es mejor que seas honesto y digas no. 
 
No perderás el tiempo y no lo harás perder a tu audiencia con una ponencia poco preparada y poco documentada. 
 
 
– FINALMENTE, PREPÁRATE A SER MUY GENEROSO PORQUE PUEDE SER QUE 100=20=10

Finalmente, necesitas comprometerte a ser muy generoso. 
 
Ten claro desde el principio si estás dispuesto a poner en marcha el proceso de creación de una presentación en la que probablemente emplearás más o menos 100 horas de preparación para una presentación de 20 minutos en la que usarás 10 diapositivas.
 
Es decir que probablemente 100=20=10. 
 
Finalmente, he de decir que he últimamente he aprendido mucho sobre presentaciones principalmente gracias a  Gonzalo Álvarez ( @ArtePresentar ).
 
 
A todos ellos los sigo en la lista de Twitter que he creado sobre PRESENTACIONES.
 
Si has llegado hasta aquí, te dejo el VIDEO con mi presentación en el Financial Congress, de la que han surgido estas reflexiones.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s